Logotipo de Google

Problemas

Construcción Verde | Arquitectura Sostenible | Arquitectura Bioclimática | Ecociudades | Criterios | Energías alternativas | Eficiencia energética | Certificación energética edificios | Materiales ecológicos | Términos relacionados | Problemas | Herramientas de diseño | Ejemplos | Legislación | Enlaces | Bibliografia | Noticias

Los planeamientos urbanísticos no contemplan criterios ambientales significativos. Los trazados, más o menos afortunados, responden solamente a un reparto de aprovechamientos y ubicaciones jerarquizadas por niveles de rentabilidad y accesibilidad.

El soporte construido a nuestro alrededor, incluso el más reciente, responde a una normativa técnica obsoleta, con alguna excepción en algunas pocas comunidades autónomas que han avanzado significativamente. La NBE-CT-79 (Norma Básica de la Edificación sobre Condiciones Térmicas del año 1979), cuya objetivo fundamental perseguía aislar térmicamente los edificios, respondía a una coyuntura energética y económica muy determinada de los años 70.

Nuestra realidad construida, en su gran mayoría, no resistiría las termografías de una de los Edificios (Directiva 93/76/CEE),que sólo persiguiera el cumplimiento estricto de la Norma Básica (por ejemplo: puentes térmicos entre estructura y cerramiento, capialzado de persiana enrollable).

Los sobrecostes, en gran parte inevitables, aunque sólo se refieran a un sobre-esfuerzo técnico y de gestión (sin entrar siquiera en los aspectos económicos), hacen poco atractivos los criterios ambientales a la promoción privada, que se caracterizada por su conservadurismo tecnológico y una visión económica a corto plazo, no encuentra aún rentable asumir ningún sobrecoste que no pueda incrementar un precio de venta, ya inflado al límite, y que sólo beneficiará la factura energética del usuario.

El usuario tampoco busca un producto inmobiliario diferenciado, conformándose en su mayor parte con lograr acceder, si puede, a una compra sobre plano; o a una opción de compra con sorteo sobre nuevas áreas en desarrollo, que ni tan siquiera tienen su Proyecto de Compensación aprobado. Acostumbrados a productos inmobiliarios ajenos al clima, por no decir incluso contrarios a él (imaginemos un mirador acristalado a poniente, en Madrid, durante agosto, sin persiana exterior) la capacidad de intervención del usuario se limita prácticamente a regular un termostato ambiente o encender el aire acondicionado en verano.

La mala prensa de experiencias anteriores: instalaciones de paneles solares en cubiertas que producen goteras, debido a perforaciones en la impermeabilización; instalaciones mal ejecutadas y/o con mal mantenimiento (corrosión entre metales incompatibles, escaso rendimiento por suciedad, etc); o aversión generalizada a los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) centralizados, mucho más eficientes, por los criterios de prorrateo en la facturación, poco justos y equívocos...



Comparte esta pagina